PISCINA EN EL PROPIO CENTRO

El agua proporciona al niño una libertad y continuidad de movimientos mayor. Gracias a la natación, los niños aprenden conceptos básicos de desplazamiento y de distancia a una temprana edad. Algo que, sin duda, acabará por suponer una mayor coordinación motriz.

Otro de esos múltiples beneficios de la natación para los más pequeños es que su estática, movimiento y equilibrio se ven beneficiados.

La convivencia en la piscina con otros niños será muy útil a la hora de relacionarse mejor, además de que aprenderá a compartir y realizar actividades junto a otras personas. El niño tendrá más confianza al comunicarse y desarrollarse en grupo.

El agua tiene propiedades tanto relajantes como antiestresantes, lo que llevará al niño a liberar el estrés y la tensión nerviosa que acumule.

Dentro del proyecto educativo de Monterozas06, todos los alumnos tienen incluida sesiones de piscina al menos 1 vez a la semana.